Skip to content

Rato, Alierta, el piano y el saloon

09/01/2013

Telefónica, la compañía que preside César Alierta, ha fichado para su división latinoamericana al exministro, exvicepresidente de Gobierno, exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) y expresidente de Bankia, Rodrigo Rato. Ha sido una decisión polémica por varias razones: porque Rato participó en la privatización de Telefónica, porque el expresidente de Bankia está imputado por la polémica gestión de la caja, porque Rato forma parte de la pléyade de políticos a los que no les ha importado utilizar las puertas giratorias que existen entre el mundo de la influencia y del dinero y porque en este contexto de crisis, hay decisiones empresariales especialmente ofensivas.

El fichaje ha provocado un alud de críticas hacia Telefónica y hacia su presidente Alierta. Al responsable de Telefónica le han llegado disparos desde todas las esquinas del saloon. De alguna forma, es la reacción lógica de una sociedad empobrecida, humillada y maltratada, que soporta cada vez peor demostraciones de poder que rozan la corruptela. Y sin embargo, hay que decir que Alierta es solo pianista. Telefónica (Alierta) ha fichado a Rato porque hay una forma de hacer negocios y de gestionar empresas que se basa en la conexión política, la influencia, la niebla, el susurro y la opacidad. No es solo un problema español. Italianos hay que han fichado exministros españoles; rusos que pagan asesorías de expolíticos alemanes y españoles que pagan magníficos salarios por agendas bien conectadas en América Latina. Hay una forma de entender la actividad empresarial que necesita el llamado “capital relacional” que asegura el político. Por eso, la crítica fundada tiene que llegar a esa forma de entender la empresa y su actividad. No se trata solo de disparar al pianista para cambiar de repertorio, quizá ha llegado el momento de revisar todo el mobiliario del saloon.

Anuncios

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. Rata Pac permalink

    Siempre me maravillará cómo estas prácticas tan utilizadas en España nunca tienen nombre en español. Existe Pantouflage en francés, o revolving door en inglés, pero no una palabra española para la práctica.

    • El vigilante permalink

      Claro que hay una palabra, una perfecta: ¡¡CORRUPCIÓN!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: