Skip to content

Miedo,razón,razones

10/01/2013

Un país con la cuarta parte de su fuerza de trabajo mano sobre mano no es un país. Es un desastre, un proyecto fallido, ulceroso, que provoca lástima. La situación ha llegado a tal extremo que da miedo. No es sólo una sensación que se extienda a pie de acera, allí donde cada vez más gente rebusca en los contenedores de basura. El miedo cala cada vez más entre la clase política y en el Gobierno. “Si esto no cambia en los próximos meses…todos calvos”. La frase, coloquial, cruda, no la pronuncia un tuitero con tendencias libertarias que se desahoga en las redes sociales. La pronuncia con tristeza, despacio, consciente de lo que encierra, un político de los llamados de izquierda que todavía toca poder. No queda mucho tiempo. O los brotes verdes arraigan, esta vez sí, o el terreno se va cuartear profundamente. El tiempo se acaba. Los tópicos, las palabras vacías, el “hoy no se fía, mañana sí”, ya no sirve. La red familiar, social, solidaria, que evita el hambre de millones está agostada. Agotada. El temor a que la salida de la que se habla desde los púlpitos hace cuatro años sea un simple sueño,un mero deseo, se nota en las miradas, en las conversaciones de la barra del bar, en las entrelíneas de las declaraciones políticas, en las entrevistas pactadas para la cúpula del sistema y en el gesto alarmado de los políticos. Cunde el desasosiego. Con razón.

Anuncios

From → Uncategorized

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: