Skip to content

IHR en el Ministerio de Industria

17/01/2013

IHR: Insoportable Herencia Recibida. Dícese del concepto que utiliza un Gobierno para describir lo que le ha dejado el anterior. Ha sido muy usado en los últimos relevos de poder, especialmente cuando los Gobiernos del PP sustituían a los Gobiernos socialistas. Pero también se utiliza en clave interna. Por ejemplo, y sin ir más lejos, se ha detectado una IHR hace poco. Ha sido en el Ministerio de Industria, con ocasión de los cambios realizados en la Secretaría de Estado de Energía, al sustituir a Fernando Martí Scharfhausen (exvicepresidente de la Comisión Nacional de la Energía y actual presidente del Consejo de Seguridad Nuclear) por Alberto Nadal (exvicesecretario de Asuntos Económicos de la patronal CEOE).

Ahí, en ese departamento clave del Ministerio de Industria y del Gobierno, dicen los que saben, ha habido un claro episodio de IHR. Sencillamente Nadal, un joven brillante, hermano del director de la Oficina Económica de Moncloa Álvaro Nadal, se ha encontrado, aseguran fuentes del departamento, con una herencia difícil de soportar. La nada. Nadal ha recibido como IHR un año perdido. Un año en el que se deberían haber realizado profundas reformas en el sector energético para resolver problemas urgentes (especialmente el déficit tarifario eléctrico) y que se ha cerrado con medidas impositivas para tapar agujeros(impuesto a la generación). El vacío es tal que está todo por hacer: hasta el engorroso e importante asunto de la tramitación anual de las ayudas al carbón, un asunto sensible.

Los Nadal saben de números. Quien esto escribe puede dar fe de que uno de los hermanos, Álvaro, conoce el sector energético y es capaz de debatir con solvencia sobre sus principales magnitudes y problemas. Es de suponer que su gemelo también. Al fin y al cabo, la CEOE es un mirador privilegiado desde el que detectar y analizar la situación real de empresas y de sectores. También la del sector eléctrico, un lobby poderoso en el que pueden empezar a pasar y a cambiar cosas si, como se afirma, Alberto Nadal trata de demostrar que él sí tiene las manos libres y el respaldo suficiente para tratar de resolver problemas sin pedir permisos.

La IH de Industria, como todas, tiene su punto de exageración. Todo el mundo intenta que brille su trabajo. Pero nadie puede negar que Nadal llega a la secretería de Estado de Energía con los mismos retos que el ministro José Manuel Soria se encontró al llegar al departamento hace un año: un sistema eléctrico plagado de problemas, del que recelan los usuarios, con excesivo predicamento de las empresas, resistencias numantinas a revisar el funcionamiento de los mercados y egos difíciles de contener.

Los Nadal (hablemos en plural porque los problemas del sector energético son para los dos) tienen ante sí todo un reto. El principal, poner fin al hecho de que España es el único caso en el mundo en el que los clientes deben más a las compañías eléctricas cuanto más pagan. Los dos manejan más la calculadora que los crucifijos o los palos de golf. Ya es algo.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: