Skip to content

Una botella, medio litro y el paro

25/01/2013

De mañana, mientras esperaba que se hiciera pública la cifra de paro de la Encuesta de Población Activa (EPA) para empezar el día maldiciendo con criterio, decidí hacer un experimento. Sencillo, sin alardes. Al tiempo que en la radio sonaba la cifra (5.965.400 desempleados), cogí una botella de vidrio de un litro y la llené hasta la mitad. Medio litro de agua. Mientras la secaba, un ministro del Gobierno valoraba la cifra. El Gobierno, vino a decir el excelentísimo señor, ya había previsto el desastre. El Gobierno no miente, enfatizó. Por ello, continuó, hizo una reforma laboral que ya está dando frutos y que está evitando que el número de parados sea aún mayor. Mientras hablaba miré la botella un poco inclinado. Medio llena.

Tras la valoración ministerial del desastre (un país con seis millones de parados es más un desastre entre fronteras que un país de verdad), una desempleada, en la misma emisora, lloraba porque su situación, en paro y sin visos de encontrar empleo, había destruido su autoestima hasta el punto de no querer salir de casa ni para comprar el pan. Volví a mirar desde arriba la botella, con un ligero picado. Medio vacía.

El ministro, muy en su papel, siguió a lo suyo.Tiró de argumentario y explicó cómo las cosas, que aparentemente están mal, mejoran en algunos aspectos. Miré la botella: medio llena. Por ejemplo, explicó el ministro, la crisis ha hecho espabilar a los empresarios, que ante el hundimiento del mercado interno, viajan y venden en el exterior, con todo lo positivo que eso conlleva. Prácticamente al mismo tiempo que el ministro optimista destilaba optimismo, otro excelentísimo señor reconocía que las medidas adoptadas por el Gabinete de Rajoy no están teniendo efecto en las calles. Hay más parados, menos ocupados y menos población activa. Miré la botella. Medio vacía.

Tras mirar hacia el vidrio unas cuentas veces más, extrañado, eso sí, porque la responsable del Ministerio de Trabajo no aportara nada al debate del lleno/vacío en día tan señalado, concluí que llena o vacía, la botella del experimento contenía medio litro de agua. Se mirara como se mirara, ni más ni menos. Habrá debate sobre la situación de la economía y sus perspectivas (malas, peores que en 2012, según el FMI) pero seis millones de parados son seis millones de parados.Se miren como se miren. Con tan obvia conclusión (el experimento no daba mucho de sí, lo reconozco), decidí posponer una importante decisión: con qué llenar la botella la próxima vez que oiga hablar con optimismo de seis millones de parados.

A lo lar

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: