Skip to content

Mundos que no son de este reino

08/02/2013

En Bankia, la entidad tocada y hundida por una mezcla de ineptitud, arrogancia y cara dura de sus directivos, van a despedir a 4.500 empleados. Es un efecto colateral más del hundimiento de un sistema, el financiero, que va a costar, entre recursos públicos y privados 150.000 millones de euros, un 15% del PIB (datos del director general del Fondo de Reordenación Ordenada Bancaria, Frob, Antonio Carrascosa).images (7)

Los sacrificados van a ser indemnizados con 30 días por año trabajado con el límite de 22 mensualidades. En caso de voluntariedad, la indemnización puede alcanzar los 40 días. Dicen que es mucho. Dicen que es el doble de lo que el Gobierno (responsable de la entidad intervenida) aprobó para el común de los sacrificables, perdón, de los trabajadores. Dicen que es poco presentable. ¿Qué quien lo dice? Quienes defienden la desregulación del sistema financiero, la desregulación de las relaciones laborales y la libertad individual para aceptar salarios de hambre.

El acuerdo en Bankia, la antigua Caja Madrid que compraba bancos en Miami, es un resumen de lo que está pasando en el mercado laboral: despidos masivos con indemnizaciones irrisorias que sólo mejoran allí donde los sindicatos todavía tienen músculo. Las críticas al acuerdo en Bankia, aceptado por el FROB y por Bruselas, como corresponde a una entidad que vive con y por una trasfusión de dinero público, se apoyan precisamente en ese extremo: se indemniza con fondos de todos, aseguran escandalizados, a empleados que en el sector privado no obtendrían, en el mejor de los casos, más que los 20 días que marca la ley.images (8)

En su argumentación olvidan, por lo menos, un par de asuntillos que no son menores: los empleados de Bankia, en su inmensa mayoría, no son responsables de la vergonzosa gestión que ha hundido la entidad y ellos, así como sus representantes, tienen el derecho a oponerse con todas las herramientas legales a su alcance (incluida la huelga) a ser tratados como reses de tienta y desecho.

A la vista de lo que están haciendo un buen número de empresas y sectores, que no es otra cosa que tomar posiciones ventajosas ante la próxima venida de la santa recuperación de la economía, cabe hacer un pronóstico: llegará un tiempo en que la sociedad mirará atrás y se preguntará cómo llegó a admitir barbaridades como la reforma laboral aprobada por el Ejecutivo popular sin más ruido que un leve pateo. Pero mientras llega ese momento, toca aguantar. Porque su mundo no es de este reino.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: