Skip to content

Vivir en el sótano

04/03/2013

Nos piden sacrificios. Nos dicen que son necesarios para el bien común y el interés general. Y que son inevitables porque los números, los grandes, esos que dan forma a la macroeconomía, no cuadran. Están desajustados por nuestra culpa. Lucen tan mal que asustan a los prestamistas, que exigen intereses desorbitados por sus apuestas. Sí, apuestas.descarga

Para evitar el desastre, explican, hay que hacer ajustes. Básicamente, consisten en que quienes trabajan lo hagan más tiempo por menos dinero y en que las empresas lustren sus balances reduciendo sus costes de personal y vendiendo activos para reducir su endeudamiento. Así se explica que el peso de los salarios respecto al producto interior bruto (PIB) haya caído 3,1 puntos en dos años (datos del servicio de estudios del BBVA).

Para ajustar los grandes números se reducen los costes laborales. ¿Cómo? Mediante la destrucción de empleo. El resultado: una vergonzosa tasa de paro del 26,02% y seis millones de desempleados. España aporta la mitad de los parados de Europa. Pero la macroeconomía, expresada en los grandes números, mejora. Al menos aparentemente y siempre que no se contabilicen las ayudas para evitar el desplome de la banca.

descarga (1)

El gran ajuste, la gran carnicería laboral, es la que ha permitido al presidente de Gobierno sacar pecho al anunciar, entre sonoros aplausos, que el déficit público de 2012 se redujo al 6,7%.  El mensaje es claro: las cuentas deben cuadrar a toda costa. Incluso aunque el resultado final sea poco elegante y choque con el manido discurso de la búsqueda del interés general. Porque en el reparto de la riqueza se observa que los beneficios empresariales representan más del 45% del PIB, con un crecimiento de tres puntos en dos años.

“Nunca antes el conjunto de remuneraciones salariales había caído tanto como en el cuarto trimestre de 2012, con un descenso del 8,5% anual” escribe Alejandro Bolaños en EL PAÍS. “El contraste con el excedente de empresas y autónomos, que creció un 1,4%, fue notable. Hasta el punto de que las rentas empresariales superaron por primera vez a las salariales en el reparto de la riqueza relación con el PIB”. Ahí queda.

Nos llaman a todos a construir un edificio más seguro, moderno, eficiente, confortable y bello; nos llaman a todos a dar brillo a los cromados, limpiar las cristaleras, adecentar las alfombras, encerar las balaustradas y sustituir los puntos de luz fundidos; nos llaman a todos a la gran obra común…pero se nos adelanta que nuestro presente y nuestro futuro pasa por vivir en los sótanos. Y así, no. Así, no.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: